jueves, 8 de noviembre de 2012

Ruinas circulares

( Facultad de Filología. Mes de noviembre)

Creo sobre lo que creo en ti
esa ficción de mi memoria.
Creo sobre lo que vi algún día
esa imagen que me despedaza.

Busco en la voluntad que la busca
y asoma por aquella ventana
la verdad, la gloria al fenecer
en esta batalla hasta la carne.

Rompo con los sueños y la vida,
alego a mi idea inmaterial
y ensordezco con los sonidos
que sin bosque ni oyente existen.

Tormento de ti me deshereda
y como en cárcel de amor marmórea
es esta ya una pena perpetua,
hora triste,  una muerte anunciada.

Estas son las ruinas circulares:
sombras del viento que me conmueven.
Son el camino, reyerta argéntea
contra el sonámbulo amor platónico.

 





Noviembre fatídico

Dulce hálito de otoño que descubre las esencias de un frío hiriente. Se me cubre la cara de una escarcha entre dulce y amarga que se va y se viene, balanceándose, atrayendo hacia sí aquel pasado que tuvo aspiraciones de futuro y sólo se quedó en pira, en fuego helado, en agua adusta.

Es noviembre con su no, su nunca vi tal cumbre como aquella, con aquel empaque; ni brebaje m
ás mortífero, ni golpe más horrible a un estado. Es noviembre de romanticismo, de amor, de muerte: todo en uno.

Son once canciones que me gritan y aproximan a la primera vez que quise perderme entre aquellos brazos y no pude o, en realidad, no quise querer perderme.

Es noviembre de recuerdo, de tristeza al ver el rostro que me alzaba al cielo y ahora solo me desfigura o, ni tan siquiera, pues no me figura en nada, excepto en odios, en silencios, en triste ausencia.

Noviembre es cólera, es tiempo perdido, es la enfermedad del año. Es la caida de un yo que no quiere ser el mismo que fue y se rebela, arrebatando a las antiguas creencias su existencia. Rompiendo los hilos que los demás tejían para establecer sus opiniones.

Noviembre es la lucha contra los fantasmas en los que una vez confié y me acercaron a aquel precipio donde yo creí poder salvar mi mundo de su muerte; donde yo me lancé como un Orfeo el cual esperaba poder salir victorioso y que, en el último segundo, se volvió hacia la sombra que le seguía y la perdió para siempre.

Noviembre no es sin ti más que la nada.
Noviembre es un mes triste.
Noviembre es un mes gris.
Noviembre es la luz negra del otoño.

Noviembre vete, noviembre.

martes, 9 de octubre de 2012

Toledo

Descubrí en Toledo un mirador de los que hacen nacer el romanticismo; calles de canto rodado que se hicieron hace siglos; callejones de judería que esconden millones de historias y secretos que se perderán en el aire que llenaba los pulmones con un aroma tricultural.

Descubrí en Toledo fantasía, sabores que desconocía, un soniquete al hablar que me encamina hacia un camino especial.
 


Descubrí recuerdos perdidos y sueños que jamás tuve, pero, en realidad, mi mejor descubrimiento fue una sonrisa y, como si de un ladrón se tratase, la robé y me la traje conmigo.

Y aquí estamos, compartiendo minutos como si nada. Volveré y vendrá conmigo y volverá, siempre más grande; siempre más perfecta.

Así fue la experiencia, así. Porque Toledo y yo nos descubrimos.

disertaciones de nocturnidad

Reconozco que muchas veces escribo o hablo de una forma farragosa y que puede que la ambigüedad sea mi recurso preferido.
Me encanta la metáfora, la imagen; soy amante de lo que Juan Ramón llamó poesía pura y, como poeta que creo poder considerarme, mi mente propone que debo buscarla a cada instante.
Sé que puedo dar lugar a mil contradicciones, que desconozco parte del mundo y que, aunque no quisiera, soy una erudita a la violeta en mil aspectos de esta vida que, nos guste o no, nos ha tocado vivir.
Pero, de verdad, por mucho que yo diga o haga; grite o actúe; aclame o reclame una acción X o Y creo que llevo demostrándole al mundo mi fanatismo por la retórica ( en cualquiera de sus estadios) desde hace mucho tiempo.
Si quiero hablar lo haré con toda la seguridad del mundo y sin esconderme; sin embargo, sólo hay un tema con el que mi valor de verdad se deshace y este es el amor.
Yo creo en el amor y al creer y nada más hablo de él como el dios que es. Creo, pienso y me afirmo en la duda, en la posibilidad del yo plural, pero sólo es fe.
Y, como fe que es, es mía, no la puedo compartir así que, querido mundo, ved mi visión pero no pretendais entenderme en esto porque mis palabras pueden tergiversarse y no estamos para esto.
El que quiera compartirme visiones que me busque, pero a la tercera persona, en esta historia, dejemosla.

Esto es biografía, es yo poético.

sábado, 8 de septiembre de 2012

existencias


Por el desdén de enfrentarme al mundo,
cuando bajo esta careta urdida
y en un silencio, absorta, me hallo,
me encuentro pensándote existencia.

Caigo en los pensamientos míos, frágiles
cristales de bohemia, rodando ágil;
dónde me pongo y no, mi cuerpo sabe.
La sombra, mente-perfecta, conozco.

Apoyo mis manos sobre mi negra
luz, brillante azabache del subsuelo,
y reconozco muriendo mi vida,
Volando, atrapándose, pasando.

No suelo perder nada en el camino,
el tiempo pasa solo y yo no paso
porque quedo como huella hundida
en cada instante que alcanza el cielo.

Quiero vivir y, al hacerlo, pudiendo
gastar  horas como hago, la vista alzo
y juego. Creo improvisar mis cartas
mientras el destino sigue sus planes.

Y en palacios de Fortuna me adentro,
y abriendo a la felicidad las puertas,
reclamo todo lo que considero mío;
pues cuando grito, solo mi eco atruena.

Estamos solos en el mundo, sociales
seres seremos, pero cuando escucho
mi silencio descubro que nuestra alma
es solo nuestra.

 

miércoles, 28 de marzo de 2012

Mi " a lo que salga"

Días grises que se tornan al sol, que descubren al mundo una sonrisa que se ocultaba tras los reflejos de una máscara que esconde todo lo que es y no es nuestro. Deseos agónicos que, desde el primer momento en que nos vimos, están diciéndonos todo bajo una capa de silencio que se tensa y destensa en la diferencia de un segundo.

Días grises que abren su capa oscura para recibir entre sus brazos un millón de utopías que no sabemos si son vida o muerte momentánea, pero que están tan dentro de nuestras almas que han hecho que perdamos cualquier noción que nos augure una realidad diferente a la que queremos ver y vivir.

Y es que no hay más verdad que la propia y más mentira que la que nosotros elegimos. Nuestra vida está en la frontera entre lo cierto e incierto, en el límite que separa imaginariamente lo que está en nuestra mano y lo que nuestra razón no quiere que sea nuestro.

Es triste, pero cierto, y por más que deseemos llegar al cielo y rozar con nuestras manos el halo tenue de una estrella, su propia esencia gaseosa se nos perderá entre los dedos haciéndonos sentir el trágico sentimiento de la vida. Porque deseamos y no tenemos, porque soñamos y solo es sueño.

lunes, 20 de febrero de 2012

los pensamientos infantiles de Solfae ( Poema)

Si en el crítico instante de la muerte
Con aires dulcifico mi existencia,
Quisiera que el mundo se callase,
Y escuchase y guardase mis secretos.
Porque di mil voces aletargadas,
Nocturnas efigies abstractas de mi boca,
Y he perdido aquella alma, mi alma…
Y he perdido el tiempo por momentos.
Y aunque creía haber sido pico rico,
Me convertí en esclava de aquel mundo.
Y aunque supe decir mil veces lo que quise
Ahora sé que no sirvió de nada;
Porque las palabras ya están en el recuerdo
Y aunque los vástagos de la memoria retornan
Y me traen el dulce hálito del viento,
No está mi voz ni la suya,
No hay un “por y para siempre”.