jueves, 10 de marzo de 2011

Juego de los cinco sentidos: Oído

El oído es, quizás, el sentido más subjetivo que el ser humano tiene. Todo, desde que tenemos uso de razón, tiene para nosotros un carácter opcional, pero sin embargo, la decisión radica, desde un principio, en el hecho de que queramos escuchar o no, lo que la sociedad en la que estamos inmersos nos ofrece.

Escogemos la canción y las palabras exactas con el fin de que nuestro mensaje sea el más interesante y, consiguientemente, el más escuchado. Me encantaría haber encontrado la música perfecta para estas palabras, pero por más que intentaba vislumbrar los atisbos de libertad en unas notas, las palabras encarcelaban toda mi pasión entre sus letras.

Por eso, preferí darles esa libertad de otra forma, procurando que esa parte de mi alma se alimentara del amor que esta soledad poblada regala… Sea quien sea la persona que lo escuche.
-------------------------------------------------------------------------------------

Me gustas cuando callas y me escuchas;
Cuando clamo en mi alarido, y me escuchas;
Cuando restallan mis sentimientos permanentes
Y, en el gélido silencio, tú me escuchas.
Me gustas cuando callas y, sin tocarte,
Mi voz te sigue, para que la sientas tuya;
Y, sin quererlo, se dibuja tu sonrisa,
Para que yo la transforme en esta esencia.
Eres como una noche de fría luna,
Acomodada en el misterio de la lejanía,
Pero siempre atenta a mis secretos.
Eres como una bruna sombra que está cerca;
Como el ángel guardián de sentimientos,
Que siempre calla… y me escucha.


(Homenaje a Neruda)

No hay comentarios:

Publicar un comentario