miércoles, 30 de marzo de 2011

Mañanas en el tren

Veo cómo el sol se aleja,
Cómo el cielo abre el día
Y la luna en su efigie encierra
Esa luz que en lo alto brilla.

Veo cómo esas nubes negras
De ayer a hoy cubren la cima
De esa alba cumbre que refleja
Sublime imagen de armonía.

Mostrando está su gran belleza
Y abriendo un arco floreado,
Atráeme hacia sí con falso eco

Volando voy entre cadenas
Como mente volante al sueño;
Como ave corriente hacia el ocaso.

lunes, 28 de marzo de 2011

Querida muerte: amor

Un bombín negro le cubre el cabello,
Nublado como una tarde de otoño,
En la espalda le rezuma el ingenio,
Como a un bohemio en el barrio rojo.

En la tez morena, un surco intenso,
Se le desgaja al rozar sus ojos.
En la cueva albar le brilla un eco
Que retumba, inquieto, en su sofoco.

Como un aedo, por ella, hambriento,
Como un mendigo de amores torvos,
Calló el caído en un silencio extremo
Mientras buceaba en calimocho.

Llorando en una esquina la esperaba,
Ahogando el dolor, cantando acordes.
Bajo un manzano amanecía al alba,
Como un goliardo que se esconde.

Flor que entre los dedos acariciaba,
Rosa espinosa, luz de amores,
Se encontraba inmersa en su mirada,
Razón de amor, estrella del orbe.

Como un autor, caudillo del hampa,
Como un mendigo que, aún, responde
Y escribe afectos a quien le odiaba.
Hoy navega, esclavo, hacia el horizonte.

Buscó en el amor desenfrenado
Respuesta a aquella vida de penumbras.
El reo, en las galeras de aquel barco,
Funde su triste voz con la noche bruna.

La madera está crujiendo en el arco,
Se ha partido ya la cuerda por la amura,
El mar mece al preso entre sus brazos,
El viento canta su canción de cuna.

Como un poeta que, acorralado,
Huye del destino en su escritura,
Murió hoy un corazón enamorado
Que duerme, ignorando, bajo la luna.

reyerta solitaria

Por los filos de aquellas palabras
las heridas más sangrientas se revelan,
flemas de ironía esputan sus entrañas,
dolientes aún por la reyerta.

Brillan a la luz de una navaja,
tonos perdidos, voces muertas
que en el silencio se resquebrajan,
vagando más allá de aquella puerta.

Rota, esclava de la angustia, fustigada,
principios de retórica descompuesta.
Hoy la vida se ha debatido a ultranza,
solidificando aquella vieja apuesta.

Las almas se retiran abatidas, acabadas.
Las palabras ríen el sentido de esta ausencia
y dicen en el tono más canalla
que aún la esperanza acierta.

Hoy el fénix ha llorado sobre una garganta
que, doliente, acallaba en su respuesta.
Resucitando estaba un sueño en su almohada,
allí encontró el camino hacia su esencia.

Pero más allá las voces no dicen nada,
y arrastrando su cuerpo por la arena,
las heridas rompen en lágrimas amoratadas
que tiñen, por completo, los campos de mi tierra.

Y porque no quiero más lucha de mesnadas
y porque estoy harta de esta noche de higueras,
se acabó el sentirme enajenada…
Para mi, se acabó esta guerra.

miércoles, 23 de marzo de 2011

Retorno a ti

Y pienso, Zade, que los sentimientos
son alegres luces de tu sombra;
y acepto que, cuando voy sin ti,
no voy… No pienso, luego no soy.
Porque en tus palabras mi amargura
se esclarece como niebla que ciega
a mi seso. Y pienso, que no pienso
cuando voy sin ti y, luego, no soy.
Me he parado ante ti para mirarme
y encontrar aquellas luces disipadas
que, tras tu sonrisa, se dibujan…
Y encontré de nuevo mi semblanza
alegre; recordé esa voz a ti debida,
y volví a pensar, y volví a ser.

Juego de los cinco sentidos: Vista

La vista es el sentido más personal del ser humano porque, aunque, en un principio, todos deberíamos ver la realidad de igual manera, nuestra vista tiene la capacidad de mejorar o distorsionar las imágenes que percibimos a nuestro antojo. Por eso todo lo que nos rodea acaba cubierto de un halo subjetivo que nosotros extendemos y, quizás, sea por eso que mi último regalo sea este.
-------------------------------------------------------------------------------------
El estilo de tu pupila es inquietante,
Sencillo, callado, sostenido…
No hace falta oírte si te miro,
Porque no hay voz, que tu mirada acalle.
La metáfora de tus ojos enardece
Las pasiones que aclaman en el alma,
Porque sentir en un segundo tu mirada
Es como el sueño de vencer la muerte.
Quiero mirarte y no perderme
Quiero sentir que el mundo se rescribe
En tus ojos cuando el sol despierta al alba.
Porque no hay más luz que esa mañana,
No hay más día y, al recordar tu efigie,
Al pensarte, de nuevo, quedo ausente.

jueves, 10 de marzo de 2011

Juego de los cinco sentidos: Oído

El oído es, quizás, el sentido más subjetivo que el ser humano tiene. Todo, desde que tenemos uso de razón, tiene para nosotros un carácter opcional, pero sin embargo, la decisión radica, desde un principio, en el hecho de que queramos escuchar o no, lo que la sociedad en la que estamos inmersos nos ofrece.

Escogemos la canción y las palabras exactas con el fin de que nuestro mensaje sea el más interesante y, consiguientemente, el más escuchado. Me encantaría haber encontrado la música perfecta para estas palabras, pero por más que intentaba vislumbrar los atisbos de libertad en unas notas, las palabras encarcelaban toda mi pasión entre sus letras.

Por eso, preferí darles esa libertad de otra forma, procurando que esa parte de mi alma se alimentara del amor que esta soledad poblada regala… Sea quien sea la persona que lo escuche.
-------------------------------------------------------------------------------------

Me gustas cuando callas y me escuchas;
Cuando clamo en mi alarido, y me escuchas;
Cuando restallan mis sentimientos permanentes
Y, en el gélido silencio, tú me escuchas.
Me gustas cuando callas y, sin tocarte,
Mi voz te sigue, para que la sientas tuya;
Y, sin quererlo, se dibuja tu sonrisa,
Para que yo la transforme en esta esencia.
Eres como una noche de fría luna,
Acomodada en el misterio de la lejanía,
Pero siempre atenta a mis secretos.
Eres como una bruna sombra que está cerca;
Como el ángel guardián de sentimientos,
Que siempre calla… y me escucha.


(Homenaje a Neruda)

Juego de los cinco sentidos: Tacto

El tacto es el sentido por excelencia, ya que, mientras el resto tienen un proceso de maduración y muerte, éste es el único que permanece hasta el final de nuestros días.

Desde que nacemos este sentido es el que nos guía, con el fin de conocer lo que nos rodea. Por esta razón, cuando comenzamos a andar, nuestras manos van hacia delante, porque queremos alcanzar la meta y, si por algún casual no fuera posible, buscamos, al menos, poder frenar nuestro golpe para volver a intentarlo.

Por eso he querido que este sentido sea el que marque el punto de inflexión, porque es necesario palpar, de una forma u otra, el sentimiento que se esconde tras este regalo, sin buscarle más explicación que la de arrancarte una sonrisa y, recordarte, que nunca dejará de haber unas manos que se lancen a encontrarte cuando estés perdida.
-------------------------------------------------------------------------------------
En tu alcoba quisiera ser yo luna
Para alumbrar las noches de humor herido
Y acunarte entre algodones suaves,
Acompasados por el aire en un zumbido.

En tu almohada quisiera ser yo pluma
Para escuchar tus pensamientos y escribirlos;
Para rozarte las mejillas y secarlas
Cuando en ellas ruge un torrente frío.

Y quisiera ser sal en tus heridas,
Y ángel guardián de tus secretos vivos,
Y mantenerte un segundo entre mis manos
Para tornarte un sueño al paraíso.

Yo quisiera ser cautivo en tu mirada
Para poder unir tu corazón al mío
Y, así, cuando calles susurrarte
Rompiendo mi silencio en tu latido.

Juego de los cinco sentidos: Gusto

El gusto es quizás el elemento más sensitivo que el ser humano tiene. Todo, desde que somos niños, nos lo llevamos a la boca y, a todo, le damos una apreciación gustativa. La realidad puede ser dulce o amarga, una persona es salada o sosa y el amor, por su parte, puede ser picante o no serlo. Saboreamos la vida y, por eso, yo quiero que saborees un poco de la tuya.

Dentro de este cofre encontrarás diferentes sabores y aquí tienes su significado: El café es amargo, como esos días grises en que tus lágrimas empañan tus ojos; el limón, ácido, como esa sátira tan característica que tienes y que se contrarresta con la dulzura de tu sonrisa de fresa….

Disfrútalos pues el caramelo, siempre fue un sinónimo de sonrisa.
-------------------------------------------------------------------------------------
Amargo amor, amargo sueño es el perderte;
Pedregoso es el camino de humor amargo.
Amargo café que despierta en tu mirada,
En esas pupilas que me buscan en el mundo.
Dulce miel, dulce es el silencio colorido;
Hambriento soliloquio de esperanza dulce.
Dulce clamor que me espera en tu sonrisa
Y se duerme en el sabor de tu blanca luz.
Espérame y vendré a buscarte,
Espérame entre lo dulce y lo amargo,
Espérame, que un minuto solo has de esperarme.
El tiempo ha querido que me busques
Y no me encuentres en la esquina de tu casa,
Pero vendré, solo, para verte una vez más.

Juego de los cinco sentidos: Olfato.

El olfato es, quizás, el elemento sensitivo más delicado, ya que jamás se puede obviar un olor, sea agradable o desapacible. Casi todo en este mundo tiene un olor que lo caracteriza y, más aún, si hablamos de las personas. Las personas se ven gracias a la luz, pero muchas veces las reconocemos o las tenemos en nuestra memoria porque, al acercarnos a ellas, nos han dejado impregnado un olor particular.

Quisiera que con este regalo, encendieses la luz para encontrarme y, con ello, pueda adentrarme en tus recuerdos, pero, como siempre, de la manera más delicada posible.
-------------------------------------------------------------------------------------

Somos beodos del dulce aroma
Cuando, convertidos en espectro de la nada,
Nuestra alma sueña y se enloquece…

Entre ramos de amapolas y azucenas,
De lirios, margaritas y claveles.
Es la esencia que el ambiente envuelve
De onirismo que me sube a la cabeza.
De narcisos, jazmines y claveles,
Entre ramos de rosas y violetas,
Un secreto se esconde tras la puerta
Que se está cerrando, hoy, a mi mente.
Y se cerró y, como cuando un niño se alborota,
Mis sentidos se olvidaron del mañana
Para centrarse en los días, que sin ti se pierden.

Porque, contigo, me siento el beodo del dulce aroma
Que, gritando la ruptura con su alma,
Se convierte en ceniza, nube, polvo y muerte.

martes, 1 de marzo de 2011

Día en Re menor

Era mañana de jaqueca, de manta, de silencio… Era un día anodino, en el que, ni tan siquiera, el tiempo acompañaba. Gris, triste, somnoliento, callado y, a la vez, tendente a la tormenta. Era un día de monstruosidad, de pereza, de mentiras, de agobio y desamor, era tiempo de palabras ensordecidas que se tienen que olvidar, si es que se han dicho.

Era tarde de pañuelos, sonrisas entrecortadas, de abrazos que fortalecen y besos que recuerdan tiempos mejores. Tarde de sufrimiento preconcebido, de torrentes fríos y manos ardientes que refrenan su ingente fuerza. Era tarde zadina y blanca, de recuerdos que jamás se olvidan. Recuerdos albos de originalidad divina, sonrisas desgastadas pero constantes, sin destrozos, sin daños, sin roturas, sin descosidos ni remiendos; sencillas, permanentes, inagotables, suyas.

Es noche híbrida, cansada y sin estrellas. No hay más luz que la del flexo, ni más sombra que la mía… El silencio se rompe con unos acordes de piano que cierran la atmósfera con un réquiem por el tiempo perdido.

El día acaba en tono menor pero, quizás, mañana vuelva a ser un día de sol. Solo hay que esperar que el nuevo amanecer se difumine con nuevas luces.