miércoles, 23 de diciembre de 2009

un atardecer

El día va acariciando su final pero su sentido de explorador le hace urgar entre el cielo y la tierra, encontrándose en una encrucijada. Acaban los últimos instantes, su último aliento. Resiste un momento más, rozando cada parte de este mundo, viendo como nunca volverá. Solo hay un mañana en el que él no tendrá nada que ver, en el que nadie de aquí, ni de allá se acordará de aquel momento en el que vio su fin para dar paso a la noche.

Es una lucha constante, un perpetuo intento de volver a resurgir pero, solo por eso, es el acontecimiento más bonito. El sol se funde en la oscuridad entrelazándose como unas manos, creando la energía suficiente para darle al mundo un espectáculo de luces que nunca se volverá a repetir. Solo hoy, solo nosotros lo veremos.

Aprovecha el momento. Hoy ha amanecido para muchos, pero no siempre la noche llega a los mismos. Vuelve a observar y verás como todo es diferente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario