jueves, 10 de diciembre de 2009

Sobrecargando mi cerebro

Llevamos casi tres meses de universidad y, la verdad, ya estaba echando en falta algunas peculiaridades que se comentan respecto a ella. Estábamos en clase, tranquilos, sin que nadie nos comiera la cabeza más de la cuenta. Sin embargo, llega un momento en el que la política tiene que relucir y relució y casi nos deja ciegos.

Sorprende que ciertas personas sean tan transparentes en un mundo en el que, por mucho que se respete constitucionalmente las ideas políticas de las personas, en la vida real si eres de izquierda eres un rojo, guarro y si eres de derechas eres un facha, un nazi y no se cuantos más calificativos despectivos para cada bando.

Esa es la realidad en España y en estos términos <¡Hay que posicionarse!>.

Por favor, déjense de posiciones y disputas continuas; dejen de infravalorarse entre sí, que ya bastante mal se dejan ustedes mismos. Si, los políticos son los que más se denigran y no respecto al sueldo- que para eso son unos egocentristas natos- sino en el ámbito de su posición respecto al mundo.

Cada día, al encender la televisión, al leer el periódico o al escuchar la radio, se puede observar la continua guerra que existe entre los políticos. A veces si que entiendo una disputa entre las dos "potencias" pero lo que ya no llega a mi entendimiento es la guerra dentro del grupo. -Por si os faltaban enemigos, enfrentaos entre vosotros-.

Odio este continuo bombardeo de ideas políticas que me quieren posicionar. Me crispa los nervios el continuo abuso de autoridad que existe ya que, aunque no quieras escuchar, te obligan. Te quitan tu derecho a pensar y solo " te dejan caer" la idea pero, casualmente, siempre es la misma.

Ojalá la gente fuera más crítica, más intransigente y menos locuaz con lo que le rodea.Las palabras no siempre son la mejor arma y, aunque queramos, permitiéndoselo todo a una ideología, sin castigar lo deficiente, no se cambia el mundo. Seas de Izquierdas o de Derechas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario