miércoles, 23 de diciembre de 2009

un atardecer

El día va acariciando su final pero su sentido de explorador le hace urgar entre el cielo y la tierra, encontrándose en una encrucijada. Acaban los últimos instantes, su último aliento. Resiste un momento más, rozando cada parte de este mundo, viendo como nunca volverá. Solo hay un mañana en el que él no tendrá nada que ver, en el que nadie de aquí, ni de allá se acordará de aquel momento en el que vio su fin para dar paso a la noche.

Es una lucha constante, un perpetuo intento de volver a resurgir pero, solo por eso, es el acontecimiento más bonito. El sol se funde en la oscuridad entrelazándose como unas manos, creando la energía suficiente para darle al mundo un espectáculo de luces que nunca se volverá a repetir. Solo hoy, solo nosotros lo veremos.

Aprovecha el momento. Hoy ha amanecido para muchos, pero no siempre la noche llega a los mismos. Vuelve a observar y verás como todo es diferente.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Sobrecargando mi cerebro

Llevamos casi tres meses de universidad y, la verdad, ya estaba echando en falta algunas peculiaridades que se comentan respecto a ella. Estábamos en clase, tranquilos, sin que nadie nos comiera la cabeza más de la cuenta. Sin embargo, llega un momento en el que la política tiene que relucir y relució y casi nos deja ciegos.

Sorprende que ciertas personas sean tan transparentes en un mundo en el que, por mucho que se respete constitucionalmente las ideas políticas de las personas, en la vida real si eres de izquierda eres un rojo, guarro y si eres de derechas eres un facha, un nazi y no se cuantos más calificativos despectivos para cada bando.

Esa es la realidad en España y en estos términos <¡Hay que posicionarse!>.

Por favor, déjense de posiciones y disputas continuas; dejen de infravalorarse entre sí, que ya bastante mal se dejan ustedes mismos. Si, los políticos son los que más se denigran y no respecto al sueldo- que para eso son unos egocentristas natos- sino en el ámbito de su posición respecto al mundo.

Cada día, al encender la televisión, al leer el periódico o al escuchar la radio, se puede observar la continua guerra que existe entre los políticos. A veces si que entiendo una disputa entre las dos "potencias" pero lo que ya no llega a mi entendimiento es la guerra dentro del grupo. -Por si os faltaban enemigos, enfrentaos entre vosotros-.

Odio este continuo bombardeo de ideas políticas que me quieren posicionar. Me crispa los nervios el continuo abuso de autoridad que existe ya que, aunque no quieras escuchar, te obligan. Te quitan tu derecho a pensar y solo " te dejan caer" la idea pero, casualmente, siempre es la misma.

Ojalá la gente fuera más crítica, más intransigente y menos locuaz con lo que le rodea.Las palabras no siempre son la mejor arma y, aunque queramos, permitiéndoselo todo a una ideología, sin castigar lo deficiente, no se cambia el mundo. Seas de Izquierdas o de Derechas.

martes, 8 de diciembre de 2009

una realidad escalofriante.

Desde hace algún tiempo es común entre los jóvenes - y no tan jóvenes- españoles ser miembros de una red social. Si es cierto que existen redes mundiales como facebook, twitter o hi5, pero nosotros somos más patriotas y tenemos nuestro tuenti.

Como se ha podido observar, entre la sociedad no estudiantil se está proclamando una ola de terror fomentada por estas páginas e, incluso, ya nos retransmiten anuncios del defensor del menor para que tengamos cuidadito con las fotos que colgamos en internet.

Si, en este aspecto hay que darles la razón. Sin embargo, no entiendo por qué critican una red social y las fotos que suben tanto niñas como niños, si los padres saben perfectamente que sus hijos son unos provocadores natos.

Quizás me llamen antigua, retrógrada, reaccionaria, cuadriculada, estrecha y un largo etcétera que ocuparía una entrada completa pero, a mi entender, es vergonzoso que con tan solo diez años un niño sea un drogadicto y una niña vaya pintada como una puerta y vestida como una leona; por Dios, que con esa edad se juega aun con las barbies y los coches.

Pero no, la evolución humana se desarrolla hacia el libertinaje y si los niños quieren copular con nueve años va papá y le compra los condones para que no se manchen.

Nos escandalizamos cuando nos llega un e-mail que nos muestra una boda masiva musulmana entre niñas de nueve años y un hombre de veinticinco; pero no cuando a las cuatro de la mañana una chiquilla de esa misma edad va rozando los bordillos de una calle, llorosa, fumada y borracha.

Nos avergüenza que en los países de Oriente haya poligamia pero, nosotros, hombres y mujeres del primer mundo nos pasamos por debajo de la bragueta todo lo que se mueve eso si:- nada, absolutamente nada, iba en serio anoche-.

Queremos enseñar a los niños que se debe respetar el sexo de la persona sin importar que sea hombre o mujer pero, los ejemplos más clásicos de vida mundana se siguen haciendo con mujeres. Sin ir más lejos, el anuncio del defensor del menor está dirigido a chicas, como si un joven no tuviera las mismas posibilidades para ser observado.

No solo el sexo masculino es depravado, cualquiera puede serlo y nunca, jamás, se sabe por dónde vienen las desgracias. Si, la probabilidad de que el daño sea a una mujer es mayor que a un hombre, pero muchas veces da la sensación de que es solo el sexo femenino el que está indefenso ante el mundo y no es verdad.

Si el tuenti les parece peligroso e internet también, es lógico. Pero, si la lógica es la que tiene que imperar en las razones, quizás deberían tener más cuidado en la educación pues solo así se cambiará el mundo, convirtiéndolo en un lugar más apacible y, sobre todo, seguro.

Otra opción es quemar todas las cámaras de fotos, pero el recuerdo no sería suficiente... Así pues ¡Eduquen y llegaremos lejos!

lunes, 7 de diciembre de 2009

Llegó la Navidad a Madrid

Aun son principios de Diciembre; ni siquiera se ha acabado el puente de la Constitución pero, sin embargo, mi queridísimo pueblo madrileño y español ya está pensando en otra fiesta, en vacaciones, en la Navidad.

No importa el hambre en el mundo, ni la guerra, ni el impacto medioambiental; qué va a importar la crisis mundial, ni la subida o bajada del euribor, ni tampoco que el plan Bolonia no sirva para nada, ni que España se caiga a pedazos, y qué menos que en casa no haya apenas para comer, que papá esté desempleado, o mamá, o el "tate" o incluso el hermano de la abuela del vecino, que es mi primo. España está decidida a gastar un dinero que no tiene y que está claro que no se sabe de dónde va a sacar.

Es triste, muy triste el hecho de que por Navidad la gente se eche a la calle en busca de un pavo - el más caro, por favor- o de unas navajitas- ¡galleguiñas eh!- o de un vino que valga 300 € la botella.

Sopesamos la realidad y queremos celebrar el fin de un año en el que todo, absolutamente todo, ha ido de mal en peor y lo único que hemos hecho ha sido pasar una penuria tras otra. Hemos llorado, hemos sufrido, nos han boicoteado, suspendido de empleo y sueldo indefinidamente y nosotros, como tontos, nos gastamos los pocos ahorros que tenemos en un cupón vano de Doña Manolita que, ni por asomo, nos va a tocar.

Creemos en la bruja de oro pero la verdad es que aquí los españolitos no tenemos ni un duro en el bolsillo y que, el que lo tiene, o se lo gasta en cosas inútiles o algún listillo se lo quita del bolsillo mientras pasea.

España es una realidad aparte en el mundo. Primero la televisión nos dice cómo ahorrar por navidad y acto seguido el anuncio de entrada es el de Freixenet, el champán más caro de todo el mercado.

Somos un país de seguidores y borregos amancebados que no acaban una fiesta para meterse en otra. Es realmente penoso que desde finales de noviembre haya luces de navidad que, a veces, asemejan las calles del casco histórico al cartel de un sex-shop.

Pasear por Madrid en Navidad provoca problemas de salud,si bien,en principio, te crispa los nervios y te destruye las pupilas en un asalto; pero, acto seguido, el claustrofóbico retorna a agorafóbico pues las calles han sido invadidas por una caterva de personas que, sin otra cosa que hacer y, por supuesto, sin dinero, se pasean con un halo de ilusión falsa en la cara porque el Corte Inglés se decidió a vender que la Navidad era una época de regalos.¡Qué mentira más comercial!

Navidad, desde el punto de vista religioso, es la celebración de que Dios se hizo hombre -hasta ahí todos de acuerdo-. Sin embargo, deberíamos tener en cuenta que, a pesar de la fuerza que la Iglesia aun tiene en el mundo, el hedonismo pudo a la fe y el hombre moderno es sustancialmente ATEO, es decir, celebramos la navidad por las vacaciones, no por el hecho de creer en el fundamento de la fiesta.

Vivimos en un mundo banal, libertino, bruno, donde todo lo que importa es el hoy y no el mañana. No importa no poder vivir un mes entero si hoy la fiesta continúa en el afterhours hasta la una del medio día.No importa no poder vivir un mes entero si hoy puedo tener un portátil nuevo de 1700€. No importa no poder vivir un mes entero si hoy como el mejor marisco del mercado.

Nada importa ya, solo se vive una vez y esta es la que nos toca pero, una cosa habrá que recordar, cuando la vida vuelva a su curso normal, cuando la cuesta de enero no sea cuesta sino pared... Ahí será cuando, de verdad, España se de cuenta de que nadie espera ni perdona, de que el dinero es mal amigo y que nada, absolutamente nada de lo conseguido, ha servido para llenar los huecos inmateriales de la vida.

Mientras tanto, ¡¡ Feliz Navidad!!

domingo, 6 de diciembre de 2009

soñad y vivid


Alquilaría una parte del mundo para recoger el fruto de un trabajo compartido, para soñar que las desigualdades no existen, para...

Existen miles de deseos que aun quedan por cumplir, esperanzas ilustres que no olvidan absolutamente a nadie, que no desean bienes menores sino que, al contrario de lo que se acostumbra, luchan por habilitar este mundo para que sea un poco mejor.

Muchos dirán que vivimos de ilusiones pero, soñar, es la única forma que tenemos para escapar de esta realidad tan dura que nos hastía, que nos deshace, que nos maltrata y vitupera para que no luchemos por cambiar lo que unos pocos construyen y disfrutan.

Yo invito a soñar, a crecer en espíritu y sobrevivir a este mundo que se ha decantado por controlar cualquier conato de rebeldía. Luchad por un mundo mejor o, al menos, dejad volar vuestra imaginación. Es la única forma de llegar a ser feliz.

locus memoriarum

Esta obra está bajo una licencia Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España de Creative Commons. Para ver una copia de esta licencia, visite http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/3.0/es/ o envie una carta a Creative Commons, 171 Second Street, Suite 300, San Francisco, California 94105, USA.